Análisis fundamentalFormación financiera

Cómo analizar banca comercial desde una perspectiva top-down

By 19 agosto, 2017 No Comments

Casi todos los bancos tienen diferentes segmentos que se rigen por distintos factores económicos y fundamentales. Entre las diferentes líneas de negocio podemos encontrar banca orientada al consumidor (depósitos, hipotecas, banca en línea, préstamos de auto…), banca orientada al empresario (inversión en propiedad, leasing, gestión de tesorería…) gestión de patrimonios (banca privada, brokerage…), seguros…

El apartado que voy a desarrollar será el de la banca comercial (préstamos) por ser la básica y cómo analizarla desde una perspectiva top-down. El análisis comienza con un estudio general de la macroeconomía mundial, pasa a la nacional (donde se desarrolle la mayor parte del negocio del banco), análisis sectorial (que empresas están mejor situadas dentro de la industria financiera) y finalmente al valor intrínseco de la compañía, para terminar con una decisión de compra, venta o no hacer nada.

Considero que es mejor hacer un análisis top-down que bottom-up porque la banca es un sector muy regulado y porque los tipos de interés influyen de manera notoria en sus resultados.

Principales variables macro

PIB y estimaciones, Inflación y estimaciones, política monetaria, desempleo y estimaciones son las principales variables a la hora de analizar el entorno macroeconómico.

Una bajada del desempleo, con una recuperación económica que incrementen los ingresos, hace aumentar el consumo. Este consumo genera en parte una mayor demanda de hipotecas, préstamos al consumo y también en inversión en bienes de equipo.

Los tipos de interés juegan un papel clave en el beneficio de la banca. La diferencia de los tipos de interés entre 10 años y dos años es una aproximación sobre los beneficios que la banca puede generar entre tomar prestado y prestar. Cuando esa diferencia se hace más grande, los bancos pueden prestar más caro y aumentar su margen de interés neto.

La curva de tipos viene determinado por varios factores: expectativas y horizonte temporal. La primera viene determinada a su vez por incremento de la productividad y excesos de ahorros globales. La segunda viene determinada por la acción del BCE en nuestro caso, que en operaciones de mercado abierto compra y vende bonos para adecuar los tipos de interés con una inflación moderada y bajo desempleo.

Los bancos están bajo el sometimiento del regulador en el sentido de mantener buenas reservas de capital, lo que hace que puedan prestar menos y por lo tanto bajen su rentabilidad.  Se someten periódicamente a test de estrés, que simulan aumento del desempleo, caída en el mercado inmobiliario, en el mercado de valores…

Análisis fundamental

Lo que se debe de buscar en un banco, mas allá de invertir cuando los tipos de interés sean altos, es que tenga un crecimiento consistente y seguro de préstamos y de depósitos. En este artículo, por ejemplo, el Banco de España cuestiona que los tipos bajos perjudiquen a la banca.

El primer punto a considerar es el crecimiento de activos totales: (préstamos, securities… principalmente) que es la entrada de beneficio del banco. Queremos que este número sea consistente y elevado, claro, pero sin perjudicar la calidad de los préstamos. En el apartado de crecimiento también entraremos a valorar el ingreso neto de tipo de interés (la diferencia entre los precios de prestar y cobrar) y el ingreso derivado de otras actividades que no sean prestar (este componente suele ser más pequeño en banca comercial)

Después entramos en territorio de eficiencia.El ratio de eficiencia, medido como gastos entre ventas, mide cual es el porcentaje que «se comen» los gastos de explotación de negocio. Un ratio por debajo de 60% es bueno. Seguimos con el ratio de retorno sobre activos, medido como ingreso neto entre activos. Este ratio cuantifica la capacidad de la dirección de controlar gastos y maximizar el los beneficios de los activos empleados. También queremos un ratio consistente superior al 1%.

Finalmente entramos en el apartado de calidad de los préstamos. Aquí hay diferentes variables: cantidad de préstamos impagados sobre activos totales, cantidades impagadas, provisiones y reservas. Los préstamos impagados reducirían el capital del banco y para que no entre en quiebra, en cada ejercicio se dota de una «provisión» que contablemente reduce los beneficios. Si esa dotación, estimada, es superior a la pérdida reconocida por impagados, las reservas aumentan. Si es al revés, las reservas disminuyen. Cómo es lógico, lo óptimo sería combinar las reservas mínimas para hacer frente justamente a las péridas que se ocasionen y así tener más capital que prestar. Pero como esas cantidades sólo se saben a posteriori, es más efectivo buscar un banco conservador. Como regla general, un 1% de provisiones para pérdidas por préstamos impagados sobre préstamos totales es un buen número.

Valoración

El ratio más utilizado para valorar un banco es el precio entre valor tangible en libros. Si ese valor es menor a 1, y los criterios anteriores son positivos, es una inversión que merece la pena tener en cuenta.

 

Oscar Carrascosa

Author Oscar Carrascosa

More posts by Oscar Carrascosa