EconomíaFormación financiera

Cómo empezar a invertir a los 20

By 9 agosto, 2017 No Comments

 

 

· Empezar a invertir pronto y de manera agresiva maximiza el beneficio y permite sortear los ciclos de mercado

· Siguiendo una estrategia de pequeñas contribuciones mensuales, los fondos son mejores que los ETFs

· Invertir de manera diversificada en factores y mantener dicha estrategia puede mejorar el retorno respecto a un índice amplio

Por qué empezar a invertir

El español medio a partir de los veinte empieza a enfrentarse a una serie de nuevos eventos en su vida: probablemente acaba de terminar la carrera y está pensando en continuar con su educación o comenzar a trabajar y mudarse de casa de sus padres.

Mientras que nuestro sistema de educación nos permite librarnos de endeudarnos por nuestros estudios como los estadounidenses, debemos enfrentarnos a otros problemas. En nuestro país, por ejemplo, el 37.2% de los jóvenes adultos entre 25-34 años aún viven con sus padres, y este es un número bajo entre otros países mediterráneos, pero muy alto comparado con países del norte de Europa, cuyo rango está entre el 4-20%. Esto es producido por el enorme desempleo juvenil (40.5%) y bajos salarios de los que están empleados. El salario medio para un joven es menor de 1000 euros al mes, y si quisiesen vivir por su cuenta, deberían destinar 60% de dicho salario para alquilar el apartamento, de acuerdo con el Consejo de Juventud Español.

¿Cómo vamos a ahorrar dinero y, además, invertirlo (que implica más riesgo) si queremos, por ejemplo, independizarnos? Hay dos razones:

  1. La mayoría de nosotros podemos empezar a invertir al menos una pequeña cantidad mensual a nuestra cuenta de inversión, una técnica llamada “dollar-cost-averaging” que nos beneficiará en el largo plazo
  2. Conseguir las metas financieras más tarde en la vida (la propiedad de una casa, por ejemplo) sería más complicado si no empezamos a invertir pronto. Lo que es más, puede que seamos responsables de pagar nuestra propia jubilación, ya que los ancianos están siendo más y son más longevos, y la población trabajadora está decreciendo.

 

Cuál es el riesgo que deberías soportar

Cualquiera que sea tu objetivo de largo plazo y cuando sea que tenga lugar, empezarás a incrementar tu riqueza si empiezas a invertir ahora. Las personas que están alrededor de los 20 tienen una gran ventaja: tiempo

Cuanto más próximo sea tu horizonte temporal, menos puedes permitirte perder el capital invertido, por lo tanto, tu enfoque debe ser minimizar el riesgo para conseguir dicho objetivo.

Por el contrario, cuanto más lejano sea tu horizonte temporal, más puedes permitirte soportar más riesgo. ¿Por qué? Durante un horizonte temporal largo, el mercado es más alcista que bajista, y cuando es bajista, en algún momento rebota. Es más, siempre puedes recuperar cualquier pérdida con la generación de ingresos que el comienzo de tu carrera te está dando. Gracias a este horizonte temporal largo, incluso cualquier pequeña inversión se compondrá inmensamente, ganando interés tanto en lo que contribuyes como sobre el interés que estás ganando.

Conociendo esta característica, tu objetivo debe ser maximizar tu retorno

¿Significa esto que debes invertir todo en el activo más arriesgado? De ningún modo. Diversificar aumentará tu rendimiento esperado dado un nivel específico de riesgo, o visto de otra manera, disminuirá tu riesgo dado un objetivo de retorno. Además, la diversificación entre las clases de activos reducirá las probabilidades de que venda en un momento de pánico cuando el mercado se hunda (que lo hará).

Al final, todo es cuestión de tolerancia al riesgo, el grado de variabilidad en los retornos de inversión que un individuo está dispuesto a soportar. Aunque puede parecer una característica natural de cada persona, se puede educar a través de la alfabetización financiera.

Hasta ahora, conocemos las ventajas de un horizonte temporal largo. ¿Invierten entonces agresivamente los jóvenes alrededor de sus veinte años? De ningún modo. En este artículo del WSJ se muestra que los millennials tienen el 70% de su cartera en efectivo. ¿Qué pasa con los beneficios de invertir con regularidad, incluso pequeñas cantidades? El ING Global Saving encontró que el 49% de los jóvenes en España no invierten porque consideran que «no tienen el dinero»

Durante largos períodos de tiempo, entre acciones y bonos, las acciones son más volátiles, pero también producen más retorno. Se puede ver en este estudio de Vanguard sobre el desempeño de diferentes carteras con bonos y acciones. Dado el horizonte a largo plazo, es mejor permanecer fuertemente en acciones y reequilibrar cuando te acerques a la cantidad de capital necesaria para alcanzar tu objetivo financiero con más bonos. La regla principal es no reaccionar exageradamente a los movimientos del mercado y no vender bajo.

 

¿Cuál es el mejor vehículo para invertir?

Hay dos vehículos principales para invertir: fondos y ETFs. Los puntos fuertes de estos últimos son ratios de gastos más bajos, en promedio, y versatilidad, ya que la amplia oferta hace que incluso industrias y sectores específicos sean comerciables; y frente a los activos exclusivamente, menor tributación, ya que al seguir a un índice generan menos ganancias de capital.

Sin embargo, hay una desventaja principal que inclinará la escala a favor de los fondos: los inversionistas que hagan una inversión regular (como la recomendada) tendrán que abonar las comisiones del bróker que dañarán la rentabilidad futura.

 

¿Gestión activa o pasiva?

Dada nuestra elección de invertir en fondos, ahora tenemos que decidir entre la gestión activa o pasiva. Hay un montón de literatura que muestra, que, en el largo plazo, después de los gastos de gestión, los fondos activos no vencen a sus índices. De hecho, ha habido un flujo constante hacia index trackers y ETFs. Vale la pena citar el elegante razonamiento de John Bogle:

Passive index funds typically own the shares of each stock in the market portfolio. Since active managers own all the shares that remain, they too, in aggregate, also own the market portfolio. Owning the same market portfolio, both active and passive managers earn the same gross return. Therefore, the group with the lower fees, lower transaction costs, lower administration costs, and lower marketing costs – namely, the passive index funds – will earn the higher net return. Every investor must keep in mind this elegantly simple formula: gross market return minus costs equals net investor return

En el caso de los gestores españoles, este estudio, por ejemplo, analiza los rendimientos de los fondos frente al índice de referencia. El autor encuentra que la rentabilidad media de los fondos (1,90%) es inferior a la del índice de referencia (4,6%) y sólo el 4,27% superó al índice.

Mientras que estos números parecen ser suficientes para decidir en la compra de un fondo de gestión pasiva, este tipo de inversión consiste estrictamente en la compra de una cartera de inversión global ponderada por la capitalización. En la siguiente sección discutiré por qué puede valer la pena elegir otro tipo de fondo.

 

¿En qué fondo invertir?

Un índice como el S&P 500 es ponderado por la capitalización del mercado, lo que significa que las mayores acciones de EE.UU. tienen más peso, y podemos encontrar acciones de valor y acciones de crecimiento. Si queremos encontrar más diversificación entre los estilos y más seguridad entre las acciones, un índice de mezcla grande como S&P 500 puede ser la respuesta. Sin embargo, si queremos “exprimir” los rendimientos mientras soportamos más volatilidad, podemos indagar un poco más.

Teóricamente, cualquier cosa que se aparte de una cartera neutral global es una inversión activa. Dado que invertir en ETFs no es una opción, nos alejamos de la construcción de fondos ponderados por factores, y tenemos que basarnos en índices ponderados por capitalización. Sin embargo, esto no es un problema, porque hay vida más allá de grandes índices que incorporen tanto valor como crecimiento, y podemos obtener exposición a índices que incluyen empresas de menor capitalización que se centran en el crecimiento, el valor o ambos. La escasa oferta de fondos pasivos que replican estos índices que se alejen de gran capitalización y que incorporen solo valor o crecimiento, hacen que, en el caso de que queramos elegir una cartera que se centre en estos factores, tenga que ser de gestión activa, que tratan de superar su categoría de referencia.

Fama y French expandieron el Capital Asset Pricing Model en el Three factor model, agregando factores de tamaño y valor al factor de Riesgo de Mercado en el CAPM. El propio modelo también se ha ampliado agregando múltiples factores. La idea general es que la rentabilidad (o el rendimiento) de varias carteras puede explicarse debido a estos factores, que agregan más riesgo (coste de capital, riesgo de negocio) a las acciones y por lo tanto, los inversores son compensados ​​por soportar este riesgo.

La conclusión es que, si bien el value supera el growth y las acciones pequeñas a las grandes, a largo plazo, los inversores deben ser capaces de asumir la volatilidad a corto plazo y el rendimiento inferior periódico que podría ocurrir.

¿Cuál es una aproximación correcta para elegir los factores de riesgo? Research Affiliates pionera en el uso de los llamados ETF de beta estratégico, en un informe llamado “How Can “Smart Beta” Go Horribly Wrong?” señalaba que muchos inversores eran “performance chasers” que creaban inflación en la valoración de activos y que hacían aumentar el riesgo de reversión a la media, anulando los beneficios que pudiera traer. En la tercera serie de su informe: “Timing “Smart Beta” Strategies? Of Course! Buy Low, Sell High!” abogan por el principio que se debe seguir para buscar exposición a estos factores: “contrarian timing approach”, es decir, invertir en factores que estén “baratos” respecto a su propio histórico. Sin embargo, no merece la pena hacer una rotación continua de activos en busca del mejor momento de cada clase; los costes de la pérdida de diversificación, incremento de costes de transacción e impuestos posiblemente anularían estas ventajas. Por lo tanto, lo más sensato es mantener una inversión estática en estos factores a largo plazo (en plural, porque elegir uno solamente elimina diversificación)

Hay que notar, no obstante, que los periodos de peor comportamiento sobre los factores que normalmente generan mayor retorno, pueden ser muy largos. Por ejemplo, en el caso de valor respecto crecimiento tenemos este gráfico de Advisors Perspectives:

 

 

En él se ve que las acciones de crecimiento lo han hecho mejor que las de valor desde el año 2010. ¿Sobre el tamaño? Las de gran capitalización, medidas por el Russell 1000 y las de pequeña por el Russell 2000 también muestra 15 años de rentabilidades superiores en el caso de las pequeñas.

Una inversión contrarian nos dice que ahora el momento es de las acciones de valor y de, al menos, mediana capitalización. La literatura financiera también señala que hacer buen timing es prácticamente imposible, así que, si al menos decidimos adherirnos a esta estrategia, deberemos permanecer constantes con nuestra inversión.

Si tomamos los índices MSCI Europe Mid Cap Value Index y MSCI Europe small Cap Value Index y los comparamos, manteniendo el valor constante, podemos observar el mismo patrón que en mercados americanos, las acciones de pequeña capitalización lo han hecho mejor desde al menos el año 2003. Es lógico mirar Europa porque tener un portfolio de acciones europeas, de mediana capitalización y con un enfoque de valor, nos ahorraría en cierta medida una concentración excesiva en España y al invertir gran parte en la Zona Euro, nos libramos también de gran parte de riesgo de tipo de cambio (coger un índice estadounidense)

 

 

Y el ganador es…

Señalando criterios en el buscador de fondos de Morningstar: “RV Zona Euro” & “Mediana capitalización” y “valor” salen dos fondos: Magallanes European Equity y Echiquier Value. Hay cinco características que necesitamos evaluar para comprar un fondo: comportamiento, riesgo, tipo de activos, gastos y managers. La misma herramienta de Morningstar “comparar fondos” nos ayuda. Ambos son relativamente recientes, Magallanes del 2015 y Echiquier de 2012, por lo que no hay un gran track record para evaluarlos en temas de riesgo y comportamiento, al menos en estos fondos, porque Iván Martín sí que tiene un record impresionante batiendo al IBEX35 en otro fondo. Ambos son grandes managers, por ejemplo, Iván Martín recibe una calificación de “Silver” en otro fondo Ibérico por parte de Morningstar. El fondo de Echiquier, a su vez, 4 estrellas, que están asignadas de manera cuantitativa.

La decisión final se va a basar en las comisiones. La tabla que proporciona Morningstar en la siguiente:

 

 

El fondo de Echiquier tiene una comisión de suscripción. Ya tenemos ganador.

 

Disclosure: Poseo capital invertido en el fondo de Magallanes European Equity

Disclosure 2: No he recibido ningún tipo de compensación por parte de Magallanes. Este artículo es mi propio proceso de inversión y bajo ningún caso es una recomendación de inversión, cada inversor debe seguir sus propios métodos o análisis.

Oscar Carrascosa

Author Oscar Carrascosa

More posts by Oscar Carrascosa